Casa del Migrante en Tapachula Chiapas.

Photobucket - Video and Image HostingPhotobucket - Video and Image Hosting

 

    La Casa del Migrante de Tapachula, Chis. se ubica en la salida a Guatemala y se abrió el 1o. de Enero de 1997. Tiene cupo para 45 Migrantes y está dividida en dos secciones: para hombres en el II piso y para mujeres o familias en la planta baja, donde hay también una pequeña enfermería para los enfermos.

    El 99% de nuestros huéspedes provienen de Centro América y se quedan por lo general unos tres días. Desde hace un año se ha establecido una buena relación con diferentes sectores de la sociedad civil, con gente que se está haciendo samaritana del camino con el Cristo peregrino de nuestros días.

"América latina se ha encogido hasta el Suchiate, México ya no habla nuestro idioma..."

La frontera sur de México ha ido evolucionando en los últimos años hacia un muro divisorio que va separando más y más el continente en dos mundos: el hemisferio norte donde México se salda con Estados Unidos y Canadá  y el sureño que queda latino y marginado. La militarización callada de la frontera sur, anunciada y justificada en los últimos meses es más bien un recorrerse de la frontera norte de México con Estados Unidos, sellando así una política migratoria que ve los países del TLC aliados como Europa en contra de los aspirantes del hambre.

Desde hace unos meses me he permitido llamar a muchos de estos indocumentados los suicidas del hambre, los kamikazes de la esperanza. La naturaleza ha puesto candados al océano, el hombre a los ríos, la tecnología a las distancias, pero ¿quién detiene la marea humana, este avanzar de la historia más allá y más arriba de toda malla y defensa?

Es tiempo ya de hablar de una globalización de la migración y del derecho a un umbral mínimo de vida humana.

    Es cierto que en esta frontera sur han disminuido en un 40% los abusos de autoridad, por lo menos en este sector mexicano, pero los pandilleros siguen andando como perros sueltos, las muertes no se cuentan y un vía crucis de amputados está sembrando de sangre todo el camino de un ferrocarril que a veces parece haberse vuelto guillotina.

    Otro elemento que hace de esta frontera la vertiente del mañana son los acontecimientos que siguieron al 11 de septiembre. Esta zanja entre el norte y el sur ha quedado como única puerta o muro, depende como se le quiera llamar, entre América latina y la América de la globalización, México incluso. Es la puerta a la que van tocando y tocarán más y más los hijos de la miseria, los solicitantes de refugio, los desesperados del mar.

    Desde hace dos años voy previendo una arremetida de indocumentados a través de las costas de México. Los primeros barcos asegurados por los guardacostas americanos y mexicanos son los inicios de un proceso tristemente noto en Europa y en extremo oriente. Alguien dirá un millar de kamikazes del mar y además puros Ecuatorianos son una nada en comparación a los miles del desierto o de las montañas. Insisto: las fronteras se nos están yendo de la mano, están globalizándose en un grito que no podemos deshacer. Y que sean tan sólo Ecuatorianos, permítanme dudarlo por testimonios directos.

 

Director:  P. Flor María Rigoni, C.S

Photobucket - Video and Image Hosting

Casa del Migrante en Tapachula - Albergue Belén

Avenida Hidalgo s/n

Colonia San Antonio Cahoacán

Apartado 87

Tapachula, Chis. C.P. 27900

Teléfono ( 962) 625-4812  Fax (962) 626-7770

 

E-mail: cdelmigrante@yahoo.com

 

 

 ¿Dónde QUEDÓ mi piel?

Había despertado un día
bajo la caricia de mi madre,
su mano pasando sobre mi piel
en un lenguaje aun no hablado.

El campo, la lluvia, los colores
trasudaban en mi piel
voz de libertad y fiesta:
hasta el sol la escogió
como su tienda de campaña.

Llegó también el día de la despedida…
me iba p’al Norte,
para que aquel pellejo no cayera
hasta aflojarse sobre mis huesos.

La mirada atrás contemplaba
pedazos de cristal despedazándose de mí,
el brazo tendido de mi madre
sobre un vacío más y más ancho.

Alguien me arrebataba el alma …
fue como salir desnudo
mi piel arrancada en tiras
y colgada entre la milpa y la choza.

El Río Bravo de pronto detuvo su fluir…
espejo callado desenterró mi piel mexicana
y metiéndome al agua
se fue con el vestido.

Otra vez estaba desnudo.
La otra orilla allí estaba
cual sueño al asecho,
listo para cazar su presa
cerrar su trampa.

Me incorporé aceptando el reto
me tiré al otro lado:
hubo trabajo, hubo dólares y pan.

No me di cuenta:
había pasado una puerta a torniquete.

El idioma, la distancia, la migra…
soledad y nostalgia me enterraron
en un cementerio sin nombre.

Había perdido la última piel que me quedaba:
la fiesta del sol.

Escrito por: Emmy

 

ESTADISTICAS DEL FLUJO DE MIGRANTES
En los primeros 6 meses del 2010 nuestra Casa ha acogido a 2,657 migrantes de paso. Su procedencia ha sido por el 99% compuesta por Centro americanos. Hay unos datos estadísticos muy interesantes que nos confirman sobre el cambio de tipología del migrante centro americano.

  1. Las mujeres siguen siendo tan solo el 10% de la migración total, con puntas del 14% por ejemplo en abril.
  2. La distribución de las nacionalidades es la que más se impone en los 13 años que lleva la Casa del Tapachula. Hemos pasado del 72% de los Hondureños en los años 2000-2008 al 42%, mientras han subido al 35% los Salvadoreños y al 23% Guatemala. El salto de Guatemala puede interpretarse como el abandono da la tradición a trabajar en los cafetales de Chiapas o en las plantaciones del Soconusco para intentar irse hacia los Estados Unidos. A parte una cierta presencia de Nicaragüenses en uno que otro mes, Honduras – El Salvador y Guatemala representan toda la migración que pasa por nuestra Institución.
  3. Con la Institución de la Fiscalía del Migrante por parte del Gobierno del Estado, hemos podido denunciar 110 abusos por parte de Corporaciones policiacas o del INM, así como violaciones perpetradas por la criminalidad común, con el resultado de otorgar en un 20% la FM3 en fuerza de una nueva disposición del INM.

INVITACIÓN A UN PERIODO DE VOLUNTARIADO
Nuestra Casa abre las puertas a personas de buena voluntad, mujer u hombre, que quieran dar un periodo de voluntariado entre nosotros por un período mínimo de tres meses. La coordinación de la Casa se reserva la posibilidad de no aceptar ofertas por incompatibilidad de carácter o de motivaciones, así como razones técnicas de periodos ya saturados. Dirigir la solicitud a:
cdelmigrante@yahoo.com

DONATIVOS
Si alguien quiere ser mano tendida de la Providencia de Dios y como gesto de solidaridad humana puede depositar en la cuenta de
BANCOMER:          Casa del Migrante Scalabrini A.C.
                                   CLAVE: 01213300 1742674946
Para transferencias internacionales: SWIFT: BCMRMXMMPYM

 

 

La nueva playa de la esclavitud


La trata de personas: mujeres y niños
El filosofo y matemático Blaise Pascal escribía en el 1600 que el ser humano es un péndulo que oscila entre la nada y el infinito, capaz de una creatividad que continua, casi estafeta del amen creativo de Yahwé y al mismo tiempo con el poder de destruirlo todo, hasta el sueño de una humanidad mejor. La historia nos ha acostumbrado a un camino entre obstáculos, con sombras y luces, donde el ser humano logra aflorar después de toda derrota. A la guerra sigue un tratado de paz, a la barbarie un destello de convivencia, al corazón de piedra un brillo de compasión. Habíamos llegado también a suprimir la esclavitud y cancelarla de nuestras constituciones políticas y sociales, (el último estado en nuestro continente fue Brasil en 1888), habíamos proclamado que todos los seres humanos son libres y sujetos de la misma dignidad, y sin embargo otra forma camuflada de esclavitud ha venido imponiéndose poco a poco. Ha sido el proceder de una serpiente, arrastrándose en medio del pasto, entre piedras y matorrales, en el desierto como en la jungla de los trópicos, hasta envenenar muchas partes del planeta. Me refiero a la trata de personas, superando el concepto de trata de blancas, porque hoy hasta los niños son blanco de todo tipo de pornografía y trabajo forzado.

El drama de la contradicción

La trata de personas, y en este articulo me refiero a mujeres y niños, se remonta en sus raíces muy atrás en el tiempo y se fundamenta por  una mentalidad machista, donde la mujer era un objeto y en cierta medida lo era también el niño, a servicio hasta del antojo del hombre, marido, o príncipe, o rey. Recuerdo por inciso el ius primae noctis por el cual el rey o el príncipe de un territorio tenía el derecho en el primer día de las bodas de cualquiera de sus súbditos de acostarse con la mujer. En el Imperio romano el niño podía ser vendido, maltratado o asesinado por el padre, hasta que no llegara a los 14 años, cuando hacía el juramento de servicio y fidelidad al Imperio. Hoy la situación es al revés. Reconocemos la dignidad de la mujer y del niño, pero la volvemos a esclavizar partiendo de justificaciones muy sutiles. Los traficantes y los usuarios de la trata se defienden afirmando que sacan a estas pobres chicas y a los niños sin futuro, de la miseria, las visten, las perfuman, les dan dinero, las hacen soñar y un día pueden ser famosas, salir en las portadas de revistas, ser actores y actrices de películas etc.
Nos hallamos delante de la hipocresía codificada, camuflada.

La legislación

120 naciones miembros de la ONU firmaron en noviembre del año 2000 la convención en contra de la trata de personas, convención conocida como Protocolo de Palermo por haber sido firmado en esa ciudad de Italia.  En este protocolo se define la Trata en los términos siguientes:
La captación, el transporte, el traslado, la acogida o la recepción de personas, recurriendo a la amenaza o al uso de la fuerza u otras formas de coacción, al rapto, al fraude, al engaño, al abuso de poder o de una situación de vulnerabilidad, a la concesión o recepción de pagos o beneficios para obtener el consentimiento de una persona que tenga autoridad sobre otra, con fines de explotación. Esa explotación incluirá, como mínimo, la explotación de la prostitución ajena u otras formas de explotación sexual, los trabajos o servicios forzados, la esclavitud o las prácticas análogas a la esclavitud, la servidumbre o la extracción de órganos;... (Artículo 3 del Protocolo).
OIM estima que cada año cerca de un millón de hombres, mujeres, adolescentes, niñas y niños son trasladados, vendidos, coaccionados o sometidos a condiciones semejantes a la esclavitud.
En esta definición queda clara la distinción entre trata y tráfico de indocumentados.
En este último se dan unas características que no aparecen en la trata, es decir:

  1. El migrante establece contacto directo y voluntario con el traficante (pollero o coyote).
  2. El dinero es un factor intrínseco en el traslado.
  3. La relación entre traficante y migrante termina una vez llegado al destino.
  4. Implica mayoritariamente a hombres.
  5. Mayores riesgos de salud y vida.
  6. Es fundamentalmente un delito contra el Estado.

En la trata de personas al contrario hay:

  1. El contacto se da bajo engaño y/o abuso y/o coacción.
  2. El cruce de fronteras no es necesario.
  3. El dinero para el traslado no es un factor importante.
  4. La relación entre el tratante y la víctima no termina al llegar al destino…ahí comienza la explotación.
  5. Sus víctimas fundamentales son mujeres, niñas y niños y en menor grado víctimas masculinas.
  6. Durante el traslado son mínimos los riesgos de salud y vida pero con impacto físico a largo plazo.
  7. Atenta contra el individuo.

Luces y sombras en la defensa de las víctimas de trata

El Protocolo de Palermo maca sin dudas una etapa en la evolución hacia una conciencia de la dignidad de la mujer, del niño, de sus cuerpos y de su trabajo que no puede ser reducido de ninguna forma a explotación sexual o laboral. Hay una denuncia tajante de toda justificación del turismo sexual, de una falsa profesionalidad, maquillada bajo el arte, la música, la danza, el fisicoculturismo etc. El Protocolo además hace responsables por primera vez en todas las convenciones de Naciones Unidas a empresas, corporaciones o sociedades que hagan lucro con estas actividades y las hace objeto de criminalización y por sujetos de prosecución judiciaria, a través del lavado de dinero, de ganancias ilícitas por los intereses aplicados muchas veces como préstamos a las víctimas. Finalmente hay una denuncia implícita hacia aquellas empresas que explotan el trabajo infantil en el tercer mundo para sacara mayor provecho.
Sin embargo, a lado de estas luces que siguen abriéndose camino dentro de nuestra conciencia humanitaria, no faltan unas voces críticas que ponen en tela de juicio un interés tan gratuito y misionero hacia pobres víctimas, cuando una misma nación ni cuenta si quieras a los muertos de sus enemigos, como pasa en la guerra de Iraq, por ejemplo. En esta repentina ola moral, unos descubren la tentativa de ocultar las consecuencias de políticas migratorias represivas, que obligan mucha gente, por la sobre vivencia, a entregarse en la manos de coyotes o de quien les ofrece, engañándoles, un futuro menos amargo. Hay también otro nivel de críticos que ven en esta cruzada para salvaguardar la dignidad y el honor de la mujer y de los niños que casi siempre pertenecen al tercer mundo, una movida velada para que la gente quede en su tierra y siga siendo explotada por las multinacionales que imponen condiciones salariales al limite del umbral de la pobreza.
Otro aspecto, muy presente en sociedades puritanas o de integralismo religioso, consiste en campañas electorales de candidatos que se ponen un aura ético – moral para ganarse el apoyo de sus ciudadanos. Otra vez la hipocresía alcanza su culmen, porque se trata de naciones, y no me refiero tan solo a Estados Unidos por ejemplo, sino a países árabes de religión musulmana, que declaran y persiguen la guerra como camino para lograr la paz. ¡Ironía de la historia!
La última faceta de esta problemática es una maniobra orquestada por distintos actores para inflar los números y el tamaño de la trata. Quieren crear un pánico moral, un apocalipsis sexual y degenerativo de nuestros valores, para justificar así medidas radicales que pueden ser extendidas a otros niveles de nuestra sociedad.

Asomándonos a la frontera sur

Unos datos demográficos

Algunos indicadores demográficos en relación con las niñas y las mujeres que resulta importante destacar, son que el Estado de Chiapas tiene la tasa de fecundidad más alta del país: 3.7%, siendo de 2.8% la tasa promedio nacional. Así mismo, y en relación con otras entidades, un menor porcentaje de mujeres en el Estado de Chiapas conoce métodos anticonceptivos y sólo 53% los utilizan, siendo éste el porcentaje más bajo en el país. También el porcentaje de población femenina de 12 a 14 años que se encuentra casada o en unión libre es el más alto del país, 1.7 %, así como el de niñas de esa edad que han tenido uno o más hijos.
En el caso de Tapachula, del total de 8,502 niñas que en 1990 tenía entre 12 y 14 años, 57 ya habían sido madres y de las 13,589 que tenían entre 15 y 19 años, 1,722 habían tenido por lo menos un hijo.
Estos datos resultan, por lo demás, consistentes con lo que nos fue referido por distintas personas a nivel local en el sentido de que no sólo es común que las adolescentes inicien su vida sexual a los 12 o 13 años, sino que también se considera que a esa edad o poco después, a los 14 o 15, una chica está lista para casarse y procrear una familia. La creencia socialmente compartida es de que el clima tropical hace que la mujer madure más pronto: ´aca la mujer madura muy rápido, a los 13 o 14 años ya están maduras... a los hombres les importa poco la edad que tienen, si la chica se deja, no les importa... Testimonio que, en forma por demás cruda, revela la manera como las adolescentes son vistas por la sociedad local y el papel preponderante que como objetos sexuales se les asigna.

Connivencia callada y reciproca

La frontera sur de México, en este caso traspatio de Centro América, desde hace años presenta una problemática de trata de personas, menores y trabajo infantil dramática. Parece una tierra de nadie, o más bien territorio regido por la ley de la jungla. Hay intereses múltiples, desde los propietarios de cantinas y despachos de bebidas alcohólicas, a los usuarios, a los padrotes, a funcionarios de migración, policía municipal, estatal y federal. Se han creado, según una investigación, hasta un tipo de reglamentación municipal para encerrar a las meseras, que seguido son sexoservidoras.
En Ciudad Hidalgo, por ejemplo, el Reglamento Municipal para el funcionamiento de los bares establece expresamente en su artículo quinto que ´las meseras deberán permanecer en el interior del negocio y la persona que se encuentre fuera será consignada a la comandancia municipal.
Quizás para paliar los efectos de este tipo de régimen, existe una cierta rotación de las chicas tanto de una localidad a otra en la región así como de un bar a otro dentro de la misma localidad. Esta rotación no la deciden las mismas chicas sino los dueños de los bares quienes realizan los intercambios pues, según ellos, ´el negocio requiere de novedades y depende de la diversidad. Como base para los intercambios, ´a las más jóvenes las cambian por dos o tres de las más gastadas... entre más jóvenes, son más cotizadas.

Unas reflexiones antropológicas

El procurador de justicia de la comisión antimafia italiana, Falcone, asesinado con toda su guardia del cuerpo hace unos años, había acuñado una expresión que me permito citar y aplicar en este contexto fronterizo mexicano y centro americano: en la lucha en contra del crimen organizado tenemos que llegar a la cabeza del pulpo, antes de cortarles los tentáculos. El fenómeno de la trata de personas es uno de los muchos tentáculos de un pulpo, que con otra comparación podemos definir el iceberg sumergido, con la diferencia que en este campo el delito se configura en contra de personas, camuflándose de cordero y de fachadas sonrientes. La trata es en mi experiencia y mi perspectiva el desarrollo de todo un camino antropológico, donde el permisivismo, la globalización, un concepto equivocado de pobreza y de sus posibles soluciones, junto con las varias facetas de la globalización han llevado a una industrialización de la misma trata.
Me explico: el valor de la persona se mide hoy en los medios de comunicación, en los círculos societarios de la clase alta y baja en términos de cantidad, de impacto por la imagen y su poder económico. Para ser concretos, una chica aún que sea pobre, de categoría considerada inferior, perteneciente a una raza discriminada, pero con un cuerpo que puede ser vuelto objeto de mercado, se convierte en un valor y para aquella sociedad que compra y la sociedad pobre o discriminada que vende. Si es cierto que el concepto de unos delitos ha acompañado hasta hoy nuestro camino histórico como humanidad, es también muy cierto que otros se han ido maquillando casi como in una cirugía plástica, mascarando la conciencia de delito. La trata de las personas, como la percibo en esta frontera y en muchas partes del mundo, que casi siempre ve dos contrincantes iguales, el mundo opulento por un lado y el non mundo por el otro, se está trasformando en una actitud cultural donde intervienen muchos factores. El permisivismo moral (léase aquí sobre todo el sexual) y ético con el concepto de business is business está justificando en muchos una evaluación neutral de la trata. A final de cuenta si la otra parte está de acuerdo, se razona, es su problema, no hago daño a nadie, le echo una mano para que salga de su pobreza etc. No podemos gritar al escándalo, como hacen unos medios de comunicación, cuando según ellos se ha pasado de la raya, pero todos los mensajes de sus telenovelas, de sus comerciales es usar la persona, su cuerpo y sus posibilidades como mercaduría de trueque barato y me refiero concretamente a Televisa y TV Azteca, por ejemplo, que desde mi primera entrevista en Tijuana hace 20 años denunciaba la prostitución mediática de toda una cultura mexicana por parte de estas emisoras. Tampoco podemos aceptar el puritanismo anglosajón que limpia la fachada, pero permite que en tu privacidad puedas rebasar cualquier tipo de frontera para satisfacer tus deseos o caprichos: alguien tiene que encargarse de proporcionar el fruto de sueños prohibidos. Y por último non podemos hablar de un estado de derecho cuando se usan dos metros y dos medidas, para el migrante indocumentado mexicano y el indocumentado centroamericano. O la persona vale lo mismo al norte de la frontera de México y en su frontera sur, o no vale en ningún lugar y tiempo de la República.

P. Flor Maria Rigoni, c.s.